miércoles, 19 de septiembre de 2018


 


  VANIDAD DE MIS DESSEOS

El viento mueve los visillos. Oigo
su roce cadencioso en la penumbra.
Qué lejana tu voz en esta hora
de rumores perdidos. Cuánto tiempo
buscando una palabra iluminada.
El viento mueve la tristeza. Palpo
tu nombre en el vacío.
No hay un solo suspiro que lo encarne.


                                                         (de VIVIR POR DENTRO, 1992)

Lienzo de Elia Haro

martes, 18 de septiembre de 2018




                                       NUMANTIA

Al confín de la luz eleva el viento
cualquier presagio oscuro
allende las murallas.
Así es la vida aquí: cantan los pájaros,
se oyen ecos de alfares,
de andanzas y faenas
pastoriles. Los hombres
visten con negras pieles,
y defienden su paz y sus campiñas.
Las mujeres transportan
en ánforas el agua, por las calles
apenas tortuosas; se preocupan
de encender el hogar, de los braseros
de piedra, y utilizan
sus modestos ajuares de cerámica.

Así es la vida aquí. Corre el verano
del 133 antes de Cristo,
y también el rumor de que se acerca
Escipión con sus tropas.


                                                            (de LOS APARECIDOS, 1991)

lunes, 17 de septiembre de 2018

              


             LUZ LEJANA

Aquella luz lejana que, en la noche,
diviso desde aquí, seguramente
la mantiene encendida
alguien tan solitario como yo,
por si acaso otro alguien le descubre. 

Todo en la vida es vuelo, todo pasa
en un abrir de ojos. Si se cierran,
la oscuridad detiene los misterios
que atraviesan el aire, cuando brilla
como un puñal aquella luz lejana,
mientras yo me descubro ante la noche.


                                                           (de AVES DE PASO, 1991)

Lienzo de Ric Daly

domingo, 16 de septiembre de 2018




                                      CALMA  A  SOLAS

A solas va quedándose la calma.
Resucita el crepúsculo en la aurora
después de muchos siglos de penumbra,
y deja su livor abandonado
a ras de cualquier cuerpo. Luego emerge,
poblada con los pasos
de quien surca su sombra,
la calle solitaria,
que no trasluce el fin mientras no existan
unos rayos que aparten
la interminable lluvia de los ojos. 

Aun cuando se oiga cada
latido en el silencio,
detrás está la voz que siempre deja
callado el corazón, por si una herida
sonara al abismarse en la memoria.
Y aunque habite una tibia primavera
las íntimas estancias
de quien vive nevando,
han de unirse el crepúsculo y el alba
después de muchos siglos
de penumbra, de lívidos paisajes.
Detrás queda la calma
a solas con el tiempo.


                                                                           (de TRASLUZ, 1989)

sábado, 15 de septiembre de 2018





















          TARDE  OTOÑAL

El aire que raptaba
los pétalos ya mustios de las rosas,
el mismo que en mi piel se guarecía
suavemente, dejaba que un misterio
acrecentara el tiempo que tardaban
las hojas en caer. Era aquel aire
como un silencio más de lo vivido.
Los plátanos de Indias, prematuros
en buscar la tibieza de la tarde,
escondían el sol
entre el rumor espeso de las ramas.
Tristeza en los arriates,
languidez en las fuentes… Yo sentía
que una mano invisible
enlazaba mi mano, y que no era
otra cosa que un pétalo caído
sobre mi soledad. 

Y yo creía,
sentada en aquel banco de azulejos,
que me raptaba el aire peregrino
y eterno del otoño.


                                                                   (de JARDINES DE MURILLO, 1989)