sábado, 23 de junio de 2018

   



                                          -Don Remondo-

 
Las campanas elevan
sus preces en honor de los mitrados,
junto a una locuaz candelería
que logra crepitar
como albo himno.
Don Remondo se sienta, restablece
el orden eclesiástico
tras la denegación de cruz alzada
para quien llega aquí desde otro reino.
Más adelante, sabe
que una nueva visita, primacía
toledana, pretende hollar blasones.
Tampoco lo permite.
Las campanas se nutren
de libertad, redoblan su victoria
sobre la voz lejana,
invadiendo el resol del Aljarafe.
Don Remondo se sienta
y entona unos latidos en secreto.


                                                      (de LA LUZ NO USADA, 2010)

viernes, 22 de junio de 2018

            


      MERCADERES

 
Valgan las abundancias
que desde entonces rondan
simétricos estantes,
ávidas medianías
fielmente recamadas. 

Ha cambiado el solsticio,
pero nunca la impronta
de verse bajo telas
cuya altura reduce
partidas entre cielos.

Valga el oro
del mundo
para entregar sus panes
a un cesto de belleza. 

Porque se acuñan tiempos
como maravedíes.


                                                            (de LIENZOS DE CAL, 2008)

jueves, 21 de junio de 2018
















            XIII

 
Surgiste de un poema.
Yo estaba por entonces
reescribiendo mi historia
con renglones urgentes
sobre papel mojado.
En el primer capítulo,
la noche tuvo orillas
que apenas acogieron
aquel río de estrellas
donde te reflejabas.
Las páginas restantes,
de vigilias en blanco
y densos plenilunios,
en mí te contenían
hasta volverse espejo
caudal y manuscrito.
Yo estaba por entonces
incumpliendo la ausencia
de aquel poema tuyo.


                                                           (de LOS CIELOS TARDÍOS, 2009)

Lienzo de Marie LoParco

miércoles, 20 de junio de 2018



                                                         XII


El tiempo sigue dándome razones
para saber que nunca
me llegará el regalo de un diamante,
que no tendré un vestido de Elie Saab,
ni pasaré una noche
en el hotel Timeo de Taormina.
Pero también el tiempo continúa
derramando su arena entre mis manos,
un bien interminable
que me erige en estatua
sin pedestal, apenas un señuelo.
El diamante, el hotel y ese vestido
yacen en los salones
del museo virtual donde procuro
dejarles cada día
razón de mi existencia.


                                                                (de HYPNOS EN LA VENTANA, 2009)

martes, 19 de junio de 2018




                XXI

 
Fue entre los campos góticos,
Becerril y Paredes
de Nava, con trigales
rizando la llanura,
donde una vez sentiste
que el verano cedía
su resplandor transido.
Fue entre plazas mayores
y coplas, donde hallaste
el rastro de lo eterno.
 

                                                         (de REGAZO E INTEMPERIE, 2007)