jueves, 27 de abril de 2017




   CIUDAD DE LOS ESPEJOS
 

Te miro contemplándome,
ciudad de las estatuas y los vértices
oscuros, de las calles
ovaladas en torno a mi presencia,
y te miro sabiendo
que soy yo quien transcurre
más que nunca a tu lado,
que encuentro mis reflejos
un tanto envejecidos
al compararlos siempre
con los tuyos, brillantes
como alas de una frágil primavera. 

Qué de horas sabiéndote
perdida en mi mirada,
qué de remordimientos
por no buscar el tiempo de un rescoldo
al paso de tus cálidas plazuelas,
dejando que agonicen
nuestras entrañas ígneas. 

Te miro y me posees,
ciudad de los espejos y las aguas
marchitas, de las torres otoñales,
y te miro implorando
tu paz y tu silencio,
pidiendo tus olvidos
amorosos y dulces,
por reflejarlos sólo
en mis palabras tuyas, en mis días.


                                            (de PASEO DE LOS MAGNOLIOS, 1995)

miércoles, 26 de abril de 2017






















            LA PROFECÍA

 
Aunque ahora estos versos vaticinen
tu vida en sus metáforas, tan sólo
serán la voz que clame en el destierro
al que fuiste a parar, después que nadie
reconociese el eco de tus pasos
sobre tantos adioses. Un poema
dirá de ti la última palabra.
Para entonces, tal vez hayas vivido.


                                                 (de DESDE NOVIEMBRE, 1992)

Lienzo de Gary Kendall

martes, 25 de abril de 2017































      
            ZAFÍREO

 
Si detrás del cristal naciesen días
ignorando su azul, oh qué tormento
para mi transparente madrugada,
qué velador entorno
para una insinuación desde la aurora.
Esta ebriedad yacente,
este mirar al cielo
por descubrir si alguien se dibuja
a sí mismo en el aire, va enturbiando
poco a poco el cristal donde amanecen
mi mar y mi dolor, oh transparencia.


                                          (de CONTEMPLACIONES, 1988)

Lienzo de Meliha Bisic

lunes, 24 de abril de 2017




               FLORACIÓN

 
Ya se abrió el azahar, llega su aroma
hasta mi soledad. La madrugada
me viste con sus pétalos, me adentra
dulcemente el temblor de sus pistilos,
y todo se transforma en armonía,
a pesar de que no tengo tus manos
para hacer realidad la primavera. 

Ya se abrió el azahar. Todo es un sueño.
La madrugada sigue su transcurso,
y, sin piedad alguna,
me despoja de pétalos y esencias,
y se mira en mi llanto, mientras siento
que no tengo otro aroma que tus manos,
tras tantas ebriedades como cercan
mi desnudez vernal, transida, sola.


                                                   (de VIVIR POR DENTRO, 1992)

domingo, 23 de abril de 2017





























                  ELLA

 
Ella supo que todos los caminos
de la luz conducían a algún cielo
desconocido. Quiso que la estela
de su feminidad no se borrase,
a pesar de la niebla cotidiana.
Ella sembró de soledad sus campos,
para verla crecer en primavera
y recoger los frutos estivales
que fuesen alimento en el invierno. 

Ella, tal vez, soñaba que la muerte
llegaría a llamarla por su nombre.


                                                (de LOS APARECIDOS, 1991)

Lienzo de Shirley Fachilla