martes, 21 de noviembre de 2017

       


             POEMA DE TUS OJOS

 
Yo recuerdo tus ojos de lumbre, noche oscura
del cuerpo, que temblaban en soledad conmigo;
tus ojos de verano cadenciosos en medio
de una mirada antigua, la mía, tu mirada. 

Yo recuerdo tus ojos como la vez primera,
cuando de aquella lluvia surgieron, desafiando
el tiempo y su horizonte de dolor, cuando abrían
claros entre las nubes que ocultaban los sueños. 

Qué inquieta luz, qué altivo fulgor el de tus ojos
al esculpir despacio mi silueta callada
por el paseo, aquella lumbre, noche tan sola,
mientras llevaba el viento mi sudario encendido.


                                       (de PASEO DE LOS MAGNOLIOS, 1995)

Lienzo de Dan Smith

lunes, 20 de noviembre de 2017







    










                                      EL  PÁRAMO

Cuántas noches van ya desde el pasado,
te preguntas, y vuelves a hacer números,
buscando un resultado favorable.
Sumas y restas hombres, multiplicas
olvido por olvido, y hasta tienes
que dividirte luego entre las sombras.
Después de tantas cifras, es la noche
yerma y rasa lo único que cuenta.


                                                     (de DESDE NOVIEMBRE, 1992)

domingo, 19 de noviembre de 2017




        VIVIR POR DENTRO

 
Vivir por dentro aquí no significa
que me haya apartado de este mundo,
ni que me amolde ahora a algún destino
de los que intentan dar con mi existencia. 

No es eso este vivir. Es que un buen día
la sed apremia, y no hallo otro consuelo
que el agua más amarga. Me la ofrecen
unas tardes de abril, unas esquinas
ocultas entre ascuas de geranios,
una brisa aromada en la plazuela.
Y tengo que estar sola, y he de estarlo
para que no se altere nada, mientras
esa sed va abrasando mis sentidos. 

Vivir por dentro sólo es encontrarte
al fondo de la noche y asumirte,
venero de dulzura, para luego
enfrentarme otra vez a ese destino
que perdona la muerte a mi existencia.


                                                   (de VIVIR POR DENTRO, 1992)

Lienzo de Raúl Díaz Cárdenas

sábado, 18 de noviembre de 2017

Resultado de imagen de henry yan pintor


                       V

 
El viento que rondaba las ausencias
de ti misma, trazó tu nuevo mapa
en una habitación de cal y llanto. 

Paredes invisibles
cuadraban un destino
menos tuyo que nunca,
dirigían el alba
al borroso paisaje
de las desolaciones. 

El viento no cerró ninguna puerta,
ni siquiera movía las agujas
de un reloj sin minutos que marcaba
tu libertad inmóvil. Era el viento
otra lanzada más en propia carne. 

Cenit de cal y llanto,
habitación postrera
donde la aurora ardía
contra toda esperanza,
destino intransitable
más tuyo que la muerte.


                                                      (de LANCE SONORO, 2007)

Lienzo de Henry Yan

viernes, 17 de noviembre de 2017




                     CUENCA
 

Después de haber ceñido con mis sombras
tus siluetas de vértices azules,
tus oros medievales, descendidos
a los chopos en alas de silencio,
ya no sé si te alumbro en un poema
o si oscurezco el aura de tu nombre. 

Cuenca te llaman ecos aromados
de leyendas que adentran sus murmullos
por el Júcar, fugaz humilladero
para quien quiso huir de los altivos
claroscuros que horadan el paisaje. 

(Furtivas luces pueblan
las torres. Transparentes
colinas a lo lejos
descubren sus entrañas
verdinegras. No hay hora
más mística que ésta:
cuando entona la brisa
salmodias por las hoces.) 

Cuenca te dicen todos los crepúsculos,
las calles, a tu paso destrenzadas,
los espejos que el tiempo recompone
para que, a solas, nítida, te mires,
para que no haya olvido que te nuble. 

Después de haber amado con mis versos
tus siluetas ingrávidas, tus yedras
reptando por las noches, tus esquinas
inesperadamente bulliciosas,
ya no sé si estás hecha desde siempre
o si te das a luz a cada instante.


                                                   (de LOS APARECIDOS, 1991)

Lienzo de Antonia Moraga Olivares