martes, 16 de enero de 2018


         

UN ALIENTO DE AMOR
necesita su invierno,
su larga vecindad con el rocío,
pauta sin la que apenas se respira
más allá del cansancio.
Añoras todavía aquella estampa
de sábados envueltos
en la neblina rosa de sus tardes,
perfilando tu mínima presencia
por aceras hostiles
que a nada conducían,
ni siquiera a los íntimos espejos
donde se aventuraron
los rostros de los hombres,
minúsculas escenas
para una historia mal interpretada.
El eco del amor
acrecienta tu invierno,
dobla esquinas sin pasos conocidos,
y sigues preguntándote la causa
más allá del silencio.


                                              (de MÍNIMO SOL DE INVIERNO, 2006)

Lienzo de Leonid Afremov

2 comentarios:

  1. Ah el amor,ese toro pasional que embiste nuestras noches y mañanas....
    Saludos.

    ResponderEliminar