lunes, 20 de marzo de 2017




CON QUÉ DOLOR ACEPTAS
que este tiempo jamás ha transcurrido,
que las caricias huyen de tus manos
por falta de costumbre.
Un deseo sin tregua,
partícipe de dudas insalvables,
se convierte en premisa
de la verdad monótona y gastada.
Con qué recelo cruzas
otra vez las fronteras de tu exilio,
de todo lo que fuiste,
quedando el corazón al otro lado.
Ahora apagas la luz
y sales a la calle,
a tu ciudad de ausencias,
reconociendo cuánto dejaste de vivir.


                                                 (de EL TEMPLO DEL ALBATROS, 2011)

Lienzo de Lionello Balestrieri

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada