martes, 28 de febrero de 2017





             LA HERIDA


Cada vez que la luna se detiene
en medio de tu estancia, te recreas
mirando los tallados contraluces,
los blancos espejismos del silencio.
Sin embargo, tus ojos no contemplan
lo que los rayos hacen por ti misma:
partir en dos el ascua de ese abrazo,
perdido entre la albura de las sombras,
por el que te desangras fríamente.


                                                 (de DESDE NOVIEMBRE, 1992)

Lienzo de Ivan Kramskoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario