viernes, 23 de octubre de 2015





                 SIGILO

 
Lo que tocó tu mano lentamente,
no lo descubra el sol, no lo propague
la estela encandecida del deseo. 

Tal vez, como el amor, resista el alba;
quizá se haya alojado en unas gotas
de lluvia, quién pudiera asegurarlo. 

Lo que tocó tu cuerpo ciegamente,
no lo diga esta noche, ni siquiera
este poema en llamas que te funde. 

Tal vez, como el dolor, socave el sueño
donde ahora debieran convertirse
sus caricias en manos, sus palabras
en labios, quién supiera definirlo.


                                    (de PASEO DE LOS MAGNOLIOS, 1995)

Lienzo de Valerie Summers

No hay comentarios:

Publicar un comentario