lunes, 5 de enero de 2015

REYES MAGOS ( IV)





(del PREGÓN DE LA CABALGATA DE REYES MAGOS DEL ATENEO DE SEVILLA, 2003)

Y como la pregonera sólo ha sido espectadora –bastante fiel- de las sucesivas Cabalgatas, por ello ha tenido ocasión de contemplarlas, como la mayoría, desde muchas y diferentes perspectivas, bajo cielos azules o grises, con más o menos frío, pero siempre sintiendo la misma emoción. Esta prolongación de nuestra infancia que es el cinco de enero, continúa también en la espontaneidad de los niños, que un día fue la de cada uno y ahora se alarga hasta las nuevas generaciones, agrandando un poco el hueco de aquella inocencia que, a pesar de tantas dudas, aún nos pertenece. Pero hay que salir a la calle. Y qué calles... 
 
                       Mirad la Pasarela,
                       cómo rinde su encanto
                       a esas últimas luces
                       que se visten de largo
                       antes de que la Estrella
                       dé sus primeros pasos.
                       La Puerta de la Carne,
                       la Florida y Osario
                       encienden sus esquinas
                       al compás de los Magos.
                       Mirad cómo esta tarde
                       es la misma de antaño,
                       la de tantos recuerdos
                       cogidos de la mano.
                       Vamos hacia adelante.
                       La Encarnación, el tramo
                       fugaz de calle Orfila,
                       dichoso y esperado
                       por quienes ven abierta
                       la flor de su trabajo.
                       Y tras cruzar el río,
                       qué brillo de Altozano,
                       qué noche amanecida
                       por Triana, qué alado
                       cortejo ya de vuelta,
                       su rastro nacarado
                       por las calles lejanas,
                       celeste itinerario
                       entregado a Sevilla
                       como el mejor regalo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario