lunes, 24 de marzo de 2014

 



 
 
 
 
 
 
 
  
 
 
 
 

 
 
OH, GRÁVIDA ARMONÍA
de la yedra y el lienzo
recamado, jugoso
por el verdor yacente.
Mural umbrío, manto
de la casa labrada
a manos de alarifes,
quién pudiera tenderte
sobre la transparencia
de un íntimo verano.
Oh, celosía virgen
y mártir de las ramas
que bordan sobre el paño
de tu mística piedra
los rostros del olvido.


                                               (de DOMUS AUREA, 1999)

2 comentarios:

  1. Si tuviera sombrero, me descubriría.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha gracias, Amando, por tu generoso comentario. Abrazos.

      Eliminar