domingo, 5 de enero de 2014

Reyes Magos


 

                       
                          Volaban joyas de azúcar
                       por el aire de Sevilla,
                       sobre manos anhelantes
                       de tan dulce pedrería.
                       Al paso de las carrozas,
                       el tiempo se convertía
                       en un gran lazo dorado
                       que al corazón envolvía.
                       Cuántas miradas profundas
                       despeñadas hacia arriba,
                       cuánto deseo palpable
                       de alcanzar la golosina.
                       Ayer y hoy, nuestros Reyes
                       imponen su cercanía
                       tocándonos desde el gozo,
                       otra forma de caricia,
                       prolongación de sus manos
                       cuando en lo inmenso se agitan
                       y llegan a convencernos
                       de que no tienen medida.
                       Saben que nos hacen falta
                       caramelos de alegría,
                       de cariño, de ternura,
                       de belleza y armonía,
                       que esperamos el regalo
                       mayor que se necesita
                       desde su mágica altura:
                       nuestra paz de cada día.
 

              (del PREGÓN DE LA CABALGATA DE REYES MAGOS DEL
ATENEO DE SEVILLA, 2002)

2 comentarios:

  1. Ojalá no perdamos nunca esta ilusión y que la paz nos envuelva. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oro abrazo para ti con ilusión y paz, cómo no.

      Eliminar