martes, 12 de noviembre de 2013

















      PASEO  CON  ALBANIO

 
Una hora de sol
contigo, Albanio, tiene
el raro privilegio de ser vista
con esa transparencia de lo amado,
porque tus ojos abren
de par en par un cielo
que la ciudad reserva para sus elegidos.
El paseo de entonces
sigue igual, no distingue la profana
conversión al azul de aquella otra,
sagrada y recogida
en su tapiz de estrellas.
Qué visible tu atmósfera, qué gozo
aislado y juvenil se acrecentaba
cuando la luz cabía en un silencio
de la ciudad tan nuestra, tan celosa
de todas las miradas,
pero siempre creíble por sus atardeceres,
por esa realidad y ese deseo
que fueron transformándose
en espejo de gracia y armonía.
 
 
                      (de DOS LENTAS SOLEDADES, 2002)
 
Fotografía de María Sanz 

6 comentarios:

  1. Albanio me trae a la memoria a mi hijo Wilhelmus Albanus y a Luis Cernuda. ¿ Porqué será , María ?

    Nuestros abrazos y besos de siempre.

    Guillermo y Carmen o Carmen y Guillermo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues este modesto homenaje a Cernuda lo escribí hace más de diez años, y la foto que lo ilustra también es mía, eh? Incluso es la de la cabecera del blog. ¿Por qué será.......?
      Abrazos para los dos.

      Eliminar
  2. ¿Has sentido alguna vez que habitas en un enjambre?

    ResponderEliminar
  3. Magnífico, María. Una hora de sol contigo.... No cabe imaginar una comienzo más tangible y que más busque la sugerencia. Esa es tu poesía,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paco, una hora de sol como las muchas que hubo este fin de semana en Sevilla, ya para siempre en el recuerdo. Abrazos.

      Eliminar