sábado, 25 de mayo de 2013


                   

 
         NADA  POR  ADMITIR

 
En esta soledad que algunos invadieron,
te encuentras a ti misma. Y has cerrado los ojos
para ver un crepúsculo diferente, tus calles
elevándose en sombras por la ciudad vacía.
Vuelves hacia los pájaros una mirada neutra,
colocas en el viento tu libertad yacente,
pero sólo te hallas frente al último rastro
del amor, ya borroso, casi desguarnecido.
En esta compañía que algunos impusieron,
apenas queda nada por admitir. La noche
sigue siendo tan bella como lo ha sido nunca,
y en lo oscuro percibes su música de fondo.
Agradece que el cielo no te aclare las cosas.


                                                                                      (de DANAIDE, 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario