sábado, 23 de marzo de 2013


             
 

            SUEÑOS
 
 
Cada día llegaba
con un sueño distinto
en los rayos del sol. Yo no sabía
si los árboles eran
verdes sólo por mí, o si las fucsias
que apenas flameaban sus colores,
teñían mi emoción recién nacida. 

Pero si me quedaba
escuchando un rumor de surtidores
cayendo hasta mi ser, entonces era
más realidad que sueño
lo que me adormecía en los Jardines. 

Yo no sabía entonces
que vivía de frente, que a diario
me raptaba aquel sol, que las estrellas
florecían conmigo... Yo soñaba,
nada más que soñaba.


                                            (de JARDINES DE MURILLO, 1989)

No hay comentarios:

Publicar un comentario