viernes, 4 de enero de 2013

Reyes Magos


                       
 

              Un lucero llegaba cada tarde
            confiándonos su luz, dándonos nuevas
            de un viejo itinerario
            del Oriente y su estrella.
            Precursor de unos brillos
            que traspasaban nieblas,
            sabía de las ansias
            hasta el cinco de enero, sin espera,
            antesala de sueños escondidos
            durante el año. Como niña eterna,
            la tarde encandecía los Jardines
            desplegando al ocaso su arboleda.
            Pasaban las carrozas.
            Vuelo de serpentinas mensajeras
            coloreando el aire, caramelos
            desde una realeza
            elevada sobre la algarabía
            para tan dulce ofrenda.
            Hay noches en que un sueño se convierte
            en el lucero aquél de la inocencia
            como otra realidad; hay tantas noches
            que miran al Oriente y a su senda
            para hallar una luz... Enero sigue
            confiándonos la dicha verdadera.


                (del PREGÓN DE LA CABALGATA DE REYES MAGOS
                DEL ATENEO DE SEVILLA, 2002)

No hay comentarios:

Publicar un comentario