domingo, 28 de octubre de 2012


     
 

               X
 
Dime cómo encontrarte
en este laberinto
donde las tentaciones
proclaman luz y vida.
Cada vez amanezco
más tarde, cada hora
es un sueño de barro
con el que me transformo
en lecho clandestino.
Pero cómo decirte
mi sed de madrugada,
el temblor moribundo
de un vacío palpable.
Cada vez es más álgido
este sol sin salida,
laberinto de luces
que impiden ver tu rostro.


                                                      (de LOS PULSOS CARDINALES, 2010)

1 comentario:

  1. Excelente blog, com expressões da alma que inspiram.
    wwwsabereducar.blogspot.com

    ResponderEliminar