miércoles, 10 de octubre de 2012


             
 

   CALLE DE LA MEZQUITA

 
Hasta vivir en ti no he descubierto
la dimensión exacta de la noche.
No es ésa que hemos visto tantas veces
a solas, paseando por callejas,
o ciñendo un aroma de jazmines
a nuestro palpitar más escondido. 

No es lo oscuro, tampoco es esa luna
que horada con su rayo los deseos,
ni el desvelo transido de mi sombra
convertida en la tuya a cada instante. 

¿Cómo podré decírtelo? La noche
nace en tus ojos, crece entre tus manos,
se reproduce siempre que me anhelas
y muere… No, no muere, se transforma
contigo en el más íntimo universo. 

Hasta vivir en ti no me he vivido.
¿Cómo podré explicarlo? Tú, la noche.


                                            (de VIVIR POR DENTRO, 1992)

No hay comentarios:

Publicar un comentario