sábado, 25 de febrero de 2012

       



  ARRULLO  ENTRE  LAS  LILAS


Nunca estuvo tu orilla
ceñida por la hierba,
más bien se conformó con el abrazo
de ciegos aluviones,
de ritos turbulentos, sin oficio.
Nunca antes la lluvia
fue tan grácil,
meciéndose entre lilas, dibujando
tu seco territorio
en el que hizo acto de tristeza.
Y mientras todo fluye
apenas sin ayer, la vida estanca
su lado inverosímil
en orillas que siempre florecieron
dentro de ti, con lilas
transparentando el río más corpóreo,
arrulladas por trenos de tormenta.


                                                (de VOZ MEDIANTE, 2006)

No hay comentarios:

Publicar un comentario